A finales del año 2020, se instalaron una serie de mojones (señales permanente que se ponen para fijar los límites de propiedades o territorios) que marcaban el trayecto de la vía pecuaria que transita por la zona de la colonia Ciudad del Aire, en Alcalá de Henares. Una vía pecuaria por la que hace años transitaban centenares de ovejas en busca de pastos.

Esta vía pecuaria es conocida como Colada de Villamalea y en la Ciudad del Aire trascurre por las parcelas P-40 y P-01, dos parcelas calificadas como zona verde municipal entre la carretera A2 y los bloques impares de la calle Virgen de Loreto.

Hace ya unos años se trazó un camino de zahorra desde la calle Severo Ochoa a la vía del tren, la cual se consideraba centro de la colada. Los mojones no han sido instalados de forma idónea a ambos lados de este camino de zahorra.

Se ha incurrido en el fallo de diseñar la colada adjunta al mismo borde de las parcelas edificadas y edificables, aspecto que no respeta las Normas Urbanísticas del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en vigor. Este problema se habría solucionado si se hubieran atendido las alegaciones que se hicieron en su día, las cuales fueron rechazadas, como corrección de errores, como ya se hizo en dos ocasiones anteriores, a las determinaciones del Plan Parcial, sin haber ocasionado perjuicios para nadie, más bien beneficios para todos, cumpliendo la Legalidad y no persistiendo en el error, sin corregirlo, como es este caso.

La situación no se hubiera producido de no haber diseñado la Parcela P- 45 “Espacio libre reservado para la Vía Pecuaria Colada de Villamalea” adjunta y pegada a las lindes de las parcelas de Virgen de Loreto, núm. 1, 3, 5 y 7 y a su vez unida a las parcelas P-6, P-7, P-8 , P-9 y P-10 de propiedad de INVIED, ni a la P-11 propiedad municipal, ni a la valla de protección del ferrocarril al fondo sur del sector.

Las parcelas habitadas de Virgen de Loreto 1, 3, 5 y 7 tienen sus edificios construidos desde hace 40 años. Ahora, por un error de diseño, se adjunta a estas parcelas una vía pecuaria tan próxima que linda con los límites catastrales de esas parcelas.

Ello incumple la normativa e introduce inseguridad jurídica a los residentes, que del mismo modo que no podrían cercar ni edificar en sus parcelas junto a una vía pecuaria a menos de una distancia (15 metros del eje, en este caso), habiendo sitio como lo hay, no deben tolerar el nuevo trazado de esa colada a menos de 4 metros de sus edificaciones preexistentes.

Con el nuevo amojonamiento recientemente realizado fuera de cualquier Acto Administrativo legal, se respetan los planos pero se incumple la legislación y la normativa municipal, además de los intereses de los residentes, que sienten como sus casas -por un error de diseño, perfectamente subsanable y entendible- se convierten en elementos fuera de ordenación urbanística para la Ciudad del Alcalá de Henares, con resultados imprevisibles en el futuro, y a las nuevas parcelas edificables del INVIED y del Ayuntamiento, cargándolas con más servidumbres y retranqueos de los ya conocidos.